Felicidades con Photoshop

Mañana se nos acaban las Fiestas. Y, en estas fechas, desear felicidades es común, pero eso no le quita (o no debería quitarle) veracidad al deseo. Uno está tentado de pensar que desearle la felicidad a los demás es frívolo, ya que no pasa de un ideal y no se puede dar en la realidad (suponiendo que el deseo es sincero, claro… pero ese es otro tema). Pero ¿qué tiene de malo desear imposibles? Lo bueno del ideal es que funciona de horizonte para los deseos, justamente. Uno nunca lo alcanza, entonces sigue adelante.

Lo que pasa es que uno confunde lo ideal con lo falso. Me parece que el consumismo nos tiene malacostumbrados y curados de espanto, y cuando vemos algo demasiado lindo, acabado, atractivo… rayano en la perfección, ya lo tachamos de falso, de photoshopeado (qué término triste…). Pero el Photoshop no es un herramienta que sólo miente, también sirve para realzar la verdad, o sea, para emprolijar, para simplificar, para acercar lo real a lo ideal.

¿A qué voy con todo esto? Voy a mostrar, como ejemplo, mi deseo de fin de año para el Jornada en su versión real (o sea, la del papel en mi tablero) y su versión retocada (o sea, la digitalizada, la que salió impresa y los lectores vieron). ¿Cuál sería la más real?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s